Los streamers recurrirán a los anuncios, los cines y las licencias, dice Guy Bisson

El director ejecutivo de Ampere Analysis cree que el freno en los encargos de proyectos empujará a las plataformas SVOD hacia modelos publicitarios, estrenos en salas de cine y licencias a terceros para lograr llegar a fin de mes. 

Guy Bisson

Tras casi una década de auge en la producción de contenido, gasto y desarrollo de nuevos proyectos, el negocio ahora se acerca a un “momento interesante”.

Eso cree Guy Bisson, director ejecutivo y cofundador de la consultora británica Ampere Analysis, quien afirma que los problemas económicos que golpearon a la industria a fines de 2022 han tenido el impacto negativo esperado, según los datos preliminares que está analizando su compañía.

“Hemos notado una caída significativa en los encargos de contenido durante el último trimestre del año pasado, particularmente para el contenido de ficción”, dice a C21 en el marco de los LA Screenings.

Y esto, agrega, plantea la pregunta de si se trata de un traspiés, una corrección excesiva fruto del incierto escenario económico o una tendencia.

“Es demasiado pronto para responder esto con absoluta precisión, pero el último trimestre sugiere que la tendencia a la baja en el crecimiento todavía está afectando a la industria tanto en contenido scripted como unscripted”, indica Bisson.

Es que, durante el cuarto trimestre de 2022, el volumen de commissions bajó un 28% en Estados Unidos respecto al cuarto trimestre anterior, y el primer trimestre de 2023 cayó respecto al mismo período del año anterior y también a dos años antes. “Esto es, como mínimo, el inicio de una tendencia y tendremos que ver cómo progresa a lo largo del año”.

Bisson dice que gran parte de esa trayectoria descendente se ha concentrado en las ventanas de suscripción de pago. Los streamers y operadores de Pay TV han frenado sus encargos con bastante fuerza, mientras que los niveles de commissioning de la TV abierta tradicional se mantienen estables y el AVOD, cuya producción original ya de por sí era muy baja, no se ha visto afectado.

Los géneros más afectados han sido el contenido infantil, del que las plataformas en gran medida se están alejando, y los dramas de ciencia ficción y fantasía, que tienden a demandar presupuestos demasiado altos.

Puede parecer contradictorio que los streamers apunten a modelos publicitarios -el AVOD y FAST están entre las áreas de mayor crecimiento- justo cuando el mercado publicitario se debilita (en tiempos de recesión, las compañías recortan sus presupuestos de publicidad y marketing antes que cualquier otra cosa). Pero, por otro lado, la publicidad está siendo el gran salvavidas ante la recesión, por lo que Bisson ve que las compañías están poniendo un gran foco allí.

“Plataformas como Disney están duplicando su apuesta por la publicidad. Bob Iger dijo este mes que están aumentando deliberadamente el precio de su plan SVOD para atraer a más personas hacia su plan con anuncios, porque ganan más dinero por mes con un cliente AVOD que con uno premium. Es más difícil crecer en el mercado de streaming por suscripción, que es muy competitivo y en los territorios más ricos ya está saturado. Entonces, ¿a dónde vas? Hacia modelos comerciales más amplios y diversos”.

Y esos modelos no solo incluyen los planes con publicidad que recientemente lanzaron Disney+ y Netflix. En un intento por aumentar sus ingresos, los streamers -alguna vez grandes protectores de los derechos internacionales de sus contenidos originales- pronto comenzarán a otorgar licencias a terceros y a reducir su hostilidad hacia las ventanas de estreno en cines.

De hecho, ya está ocurriendo: este mes se lanzó Amazon MGM Studios Distribution, unidad que venderá contenidos originales de Prime Video, y Disney confirmó que comienza a distribuir sus originales a canales e incluso a otras plataformas no lineales, según reveló a Cveintiuno el SVP y General Manager, Media Networks para Latinoamérica, Fernando Barbosa, este miércoles en el screening en Los Ángeles, donde mostraron a compradores series como ‘Santa Evita’, ‘Ringo’ o ‘El grito de las mariposas’, originales de su plataforma Star+.

‘Santa Evita’ fue uno de los contenidos mostrados en el screening de Disney Latin America este miércoles

“Darán un paso atrás para poder avanzar hacia delante”, predice Bisson. “Apple ha hablado sobre el valor de los cines, y aunque Netflix dijo que llevar a la gente a los cines no era su trabajo, están aumentando los estrenos en salas. Disney lo está volviendo a abrazar. Las salas siguen siendo excelentes como herramienta promocional para algo que luego va al streaming. El streaming directo funcionó bien durante la pandemia; no creo que funcione bien ahora”.

“Y lo mismo pasa con la distribución. Hasta ahora, los streamers conservaban el contenido para sí mismos, en el caso de Netflix a perpetuidad, pero ahora ven oportunidades de ganar algo de dinero con el contenido en otros lugares una vez que pasa la primera ventana”, añade.

El analista dice que, a partir de los datos de rendimiento y popularidad de los shows en Netflix u otra plataforma, la tendencia se repite: tienen un pico claro y distintivo que luego rápidamente cae. “Logras un pico importante durante dos o tres meses y luego desapareces. ¿Por qué no ganar algo de dinero con las licencias?”.

“Con todos los vientos en contra de los que hemos hablado y las oportunidades de diversificación que se están aprovechando, volver a las licencias y la distribución internacional tiene mucho sentido”, concluye.

Clive Whittingham 25-05-2023 ©cveintiuno

EN CONTEXTO